MIENTRAS QUEDE MAR

29.00  IVA incluido

Mujer, profesora, madre y del sur, Marisa Soler aparca temporalmente sus lazos en tierra firme para emprender en noviembre de 2003 una aventura largamente deseada: dar la vuelta al mundo en su velero. Mientras quede mar recoge la crónica de un itinerario geográfico y vital que abarca tres océanos, 8 años, 33.308 millas náuticas y un cúmulo de experiencias enriquecedoras, sorprendentes, y a veces desgarradoras. Un viaje de descubrimiento que, al contacto con las alegrías y miserias de gente de todos los continentes, consigue transformar la visión de las cosas cotidianas.

SKU: tal006 Categoría:

Descripción

532 páginas
ISBN 978-84-947076-9-8

Mujer, profesora, madre y del sur, Marisa Soler aparca temporalmente sus lazos en tierra firme para emprender en noviembre de 2003 una aventura largamente deseada: dar la vuelta al mundo en su velero. Mientras quede mar recoge la crónica de un itinerario geográfico y vital que abarca tres océanos, 8 años, 33.308 millas náuticas y un cúmulo de experiencias enriquecedoras, sorprendentes, y a veces desgarradoras. Un viaje de descubrimiento que, al contacto con las alegrías y miserias de gente de todos los continentes, consigue transformar la visión de las cosas cotidianas.

Marisa Soler Cantos (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1947). Nacida en el seno de una familia extensa cuyo padre ya fantaseaba con recorrer el mundo en barco, es profesora de Ciencias Sociales en enseñanza secundaria involucrada en procesos de innovación en el aprendizaje y madre de dos hijos que han sido el centro de su vida afectiva. Apasionada por el mundo de la vela desde su juventud, desde entonces aprovechó cualquier hueco de su vida profesional para disfrutar del mar. En 2003 parte de El Puerto de Santa María para dar la vuelta al mundo a vela en un viaje que iba a ser de dos años y finalmente se extiende a ocho, durante los cuales conoce culturas, islas e imaginarios lejanos, en una vuelta a su mundo personal que no para de reinventarse y seguir buscando nuevos derroteros.

Deja un comentario