LAS DESTERRADAS HIJAS DE EVA de Consuelo García del Cid Guerra

Mientras España dejaba atrás la dictadura y vivía con pasión su Transición democrática, los aires de cambio llegaron mucho más tarde para un numeroso grupo de mujeres jóvenes. Abusos, maltratos físicos, humillaciones, incluso robos impunes de sus propios hijos constituían la ley cotidiana en tenebrosos centros de privación de libertad para mujeres jóvenes, como la llamada Maternidad de la Almudena. Unos siniestros muros entre los que malvivían adolescentes cuyo único “pecado” fue atentar contra las buenas costumbres al bailar agarrados, fumar a escondidas, tener relaciones sexuales, replicar a un padre autoritario o quedarse embarazadas.
Ha tenido que pasar mucho tiempo, demasiado, para rescatar del olvido la historia de aquellas mujeres. Por fin ha llegado el momento de contar esa verdad. Esta es la dolorosa crónica de un pasado reciente todavía trágicamente desconocido. Una asignatura pendiente de esta democracia, que aún aspira a una dignidad moral que la historia y millones de personas todavía exigen.

Consuelo García del Cid Guerra (Barcelona, 1958) es directora del periódico digital www.tenemoslapalabra.com. Durante los años 70 y 80 colaboró como cronista con Ajoblanco, El Viejo Topo y Ozono. Cofundó la revista literaria Orto. Sus obras de investigación-denuncia sobre casos de abusos y maltrato a mujeres y robo de niños en centros públicos durante el franquismo Las desterradas hijas de Eva y Preventorio de Guadarrama. La voz de la Memoria (Editorial Anantes) han tenido una amplia cobertura televisiva en Espejo público de Antena 3.
Autora del libro de relatos Por lo que hemos sido (1980), formó parte como poeta en la Antología Nueva Poesía Castellana (1979) y en la Antología Peliart (1980). Fue premio de poesía Literaducto (1979) y finalista del premio de Novela Elyssée por su obra Una enjundia de nada (1978). Es autora de la novelas Al ladrón, No me olvides, Te la quitaré aunque esté muerto y Librada, así como de los ensayos políticos Ruega por nosotras y Camino de la justicia.