www.alejandroperezguillen.es

LA TEMPLANZA Y OTROS GEOREMAS

Cuando uno trata de comprender el concepto de la paronomasia, no cae en la cuenta de que a veces el azar es nuestro mejor aliado. Quería buscar el significado de “Georemas” para arrancar el análisis del magnífico poemario de Pedro Sánchez Sanz desde el mismo título y para mi sorpresa no existe tal palabra. Es un neologismo con el que el poeta procura englobar un universo accesible al público, pero totalmente personal, como si nos abriera de par en par las puertas de su alma, como si diera rienda suelta a un mundo interior propio, a un modo de asomarse a la realidad, a unos ojos que observan mucho más que nuestros pasos, que van más allá de nuestra mirada. Acudo al diccionario de la RAE y me remite a “Georama”: Globo geográfico, grande y hueco, sobre cuya superficie interior está trazada la figura de la Tierra, de suerte que el espectador que se coloca en el centro de dicho globo abarca de una ojeada el conjunto de los mares, continentes, etc. Y ese es el objetivo del que escribe. No se decanta tanto por su papel de autor, sino que se desenvuelve en mejores condiciones bajo el arrullo de un observador, al que le duelen los sinsabores de la vida, quien se rinde a la pausa del que nada espera salvo dejar una pequeña impronta en el lector. Un francotirador que desde su tribuna lanza encendidas palabras como única arma de combate.

Seguir leyendo en el blog

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA DE CORREO

Déjanos tu correo para poder saber todas nuestras novedades.

Gracias por la suscripción